Canal RSS

Archivo de la categoría: Pintores Dominicanos!

Pintores Dominicanos!

Ada Balcácer.

Destacada artista plástica dominicana nacida en San Juan de la Maguana en el 1928. Realizó sus estudios en la academia de Bellas Artes dominicana.Nace en el 1930. Participa en el movimiento Nueva Imagen que surge en 1972. De luz y colores cálidos que se generan unos a otros está hecha su pintura, que resplandece.
Esta se caracteriza por la búsqueda y expresión de la sensación, empleando un lenguaje visual inmediato e incisivo, en el que el color se va desintegrando y recomponiendo en nuevas madejas luminosas de volumen.

Presenta un gran dominio de la composición. Su visión destaca lo que hay de ritual en el hombre y el mundo.

Ada Balcácer es oriunda de San Juan de la Maguana, de adolescente se trasladó a la ciudad de Santo Domingo donde ingresó en la Escuela Nacional de Bellas Artes, donde posteriormente fue profesora de grabado. Luego, realizó estudios en el Art Students League de Nueva York. En 1952 participó en el Taller Mural de la Universidad de Río Piedras, Puerto Rico y en 1960 recibió clases de serigrafía textil en el Fashion Institute of Technology de Nueva York.

En 1965 formó parte del Frente Cultural y fue fundadora del grupo “Proyecta” en 1968. Desde 1968 hasta 1973 fue directora de la Cátedra de Dibujo en el departamento de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. En 1980 fundó un Programa para el Desarrollo de la Mujer en República Dominicana con el nombre “Mujeres Aplicadas a la Industria (MAI)”, del que fue presidenta hasta 1987.

Participó en importantes exposiciones colectivas, locales e internacionales. Realizó numerosas exposiciones individuales y pintó murales para instituciones bancarias y recintos hoteleros. En 1966 recibió el Primer Premio de Dibujo en el II Concurso Anual de Arte de la fundación E. León Jimenes. Ha realizado destacadas obras y es una de las mujeres pintoras dominicanas más destacadas.

Cándido Bidó.

Nació un 20 de mayo de 1936, fue un destacado pintor y filántropo dominicano. Sus pinturas son reconocidas en Europa, Estados Unidos y Oriente Medio. Además en países latinoamericanos como Cuba, Colombia y Panamá. Fue el primer pintor dominicano en exponer sus obras en Francia.

Junto a Guillo Pérez es considerado uno de los pintores contemporáneos más importante de la República Dominicana. Utilizaba el óleo, el gouache, los crayones, las aguada y la tinta como principales técnicas. Se caracterizaba por reflejar panoramas coloridos en sus obras.

En 1950 y debido a la situación difícil en Bonao, con tan sólo 14 años Bidó decidió salir de su ciudad natal e ir tras sus sueños de pintor. De manera errante, recorrió ciudades como Puerto Plata, Cotuí, terminando en Santo Domingo.

En 1952, Bidó comenzó a trabajar en el Colegio Serafín de Asís mientras asiste a clases de dibujo. Durante los siguientes años se esforzó perfeccionando sus dotes. En 1955, se inscribió en la Escuela Nacional de Bellas Artes para estudiar pintura y años más tarde se convierte en profesor hasta 1982.

Ya en 1986, Bidó tenía 23 exposiciones de manera individual, nacional e internacionalmente, entre las que destacan: Museo de Arte Contemporáneo, de Panamá; en la Universidad Nacional Autónoma de México; en Londres; en Caracas; en París; en Venecia.

Sus obras se caracterizaban por tener un trasfondo sentimental, como la maternidad, la unión en pareja fueron matices que nunca faltaron; la vida silvestre, el campo y la naturaleza eran elementos que estaban muy plasmados en sus trabajos. Empleaba colores amarillo, rojo y azul que le otorgan a sus cuadros una impresión de alegría, frescor, ternura y poesía. Le gustaba reflejar los rostros de frente y de perfil, las frutas, las flores, el sol en el paisaje caribeño antillano.

El 6 de marzo de 2011, Cándido Bidó (quien era diabético e hipertenso) sintió dolores intensos debido a un síndrome coronario agudo, por lo fue ingresado en el Centro de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat). Finalmente murió de un paro cardíaco el 7 de marzo a los 74 años de edad.

Bidó Fue un artista muy serio, totalmente dedicado a sus dibujos y pinturas, con la única intención de “dar” lo mejor de sí mismo y de su arte.

Sus extraordinarias pinturas se exhiben en todo el mundo y han sido destacadas en varias monografías del artista. Es raro el turista que no haya oído hablar de Bidó y mucho menos que no se haya tropezado con una de sus galerías. Fue un hombre tranquilo, modesto, Bidó alcanzó grandeza en parte porque promovió a otros en vez de a sí mismo. Sus pinturas reflejan un gran amor por la gente de su país, sobre todo del Cibao.

El Museo de Arte Moderno de Santo Domingo tiene una colección de pinturas de Bidó.

Fundó el Museo Cándido Bidó en la Plaza de la Cultura de Bonao, donde se exponen permanentemente las obras de los grandes pintores dominicanos, como son: Guillo PérezElsa NúñezAlonso Cuevas, y del propio Cándido. También se exponen obras de pintores centroamericanos como Orlando VallejoAlfredo SinclairManuel Chong Neto, entre otros. 

En 1977, creó una academia de pintura en su ciudad natal Bonao para proporcionar educación artística, entretenimiento y servicios culturales a la comunidad del Cibao.

Dionisio Blanco.

Pintor dominicano nacido en San Cristóbal, el dia 9 de Octubre del año 1953. En el 1970 realiza estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes (ENBA). Luego, labora en el Museo de Historia y Geografía de Santo Domingo en 1977.  Fue profesor de Dibujo en el Centro de Arte Cándido Bidó. También trabajó en el Museo del Hombre Dominicano. 

Fue Dibujante en las oficinas de Obras Públicas, colaborando, además, con el Arq. Eugenio Pérez Montás en los proyectos de restauración de la Zona Colonial de Santo Domingo. Fue Profesor de Dibujo de 1978 a 1996 en la Escuela de Arte de la Facultad de Humanidades y de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Dionisio Blanco es egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes. El sembrador dominicano es el objeto primero de sus cuadros, que perfilan una imagen idílica, etérea, completamente irreal, del mundo rural latinoamericano. El paraíso está aquí, parece decir el autor, en la tierra grande del campo, donde el campesino sin rostro y adusto parece soñar su propia vida.

Sus telas han sido expuestas en numerosas exposiciones individuales y colectivas nacionales e internacionales. Ha sido curador comisario del Primer Encuentro de Arte Contemporáneo Domínico-Italiano para el Instituto Latinoamericano de Roma (1997), de la colectiva ”Mujeres dominicanas” que preparó el Museo de Arte Contemporáneo de Washington (1998), y de la de pintores dominicanos organizada en Washington por el National Press Club y el Instituto Smithsonian. También ha sido en dos ocasiones Delegado Invitado en la Bienal Mundial de Venecia.

Guillo Pérez.

Nació en San Víctor, Moca, Provincia Espaillat en el año 1926. Cursó estudios de religión y música, llegando a dominar el uso del violín, encaminándose a las Bellas Artes en la Escuela de Artes de Santiago de los Caballeros en el año 1950.

En 1952 fue nombrado profesor y se estableció en Santo Domingo en 1955 donde inició una serie de exposiciones, tanto individuales como colectivas.

Guillo Pérez Chicón (Guillo Pérez) Nace en San Víctor, comunidad de la Provincia de Moca, el 3 de marzo del 1926 a las 10:36 p.m. Hijo de Francisco Guillermo Pérez Chicón y Ana Luisa Chicón de Pérez, nacidos en Guauci, de Moca.
En 1934 estudia en la escuela pública México, Santiago de los Caballeros.
En 1946 cursa estudios de música y religión en el Seminario Católico del Santo Cerro, La Vega. Estudia 6 años de violín y teoría musical en Santiago. Cursa estudios de pintura y se gradúa en la Escuela de Bellas Artes en la ciudad de Santiago. Estudia pintura en el taller de Yoryi Morel, donde trabaja el paisaje al natural.
Egresa de la Escuela de Bellas Artes de Santiago de los Caballeros en 1950, de la que posteriormente fue director, estudia con el maestro Yoryi Morel, fue director de la escuela de Bellas Artes de Santo Domingo y la vega.
De estilo expresionista abstracto, sus telas recrean la alegría de una mañana de domingo en el campo.
Sus colores vivos andan como a la caza de las raíces míticas del pueblo dominicano, para cantarlas. ¨tierra, sol, color, silencio y humedad, fueron las primeras señales que despertaron mi profunda y apasionada vocación de pintor¨
Afirma.
 Ha obtenido numerosos reconocimientos; solo en el Concurso de Arte Eduardo León Jiménez ha merecido tres primeros lugares (1966,1967 y 1968) un 2do en (1964) y un 5to lugar en (1967).
Actualmente trabaja en un estilo más estructurado, ordenando en la tela símbolos reconocibles. Temas tratados: monumentos coloniales, (monumentos de Jerusalén), marinas, figuras, paisajes, flores, hojas de plátanos y gallos. Ha realizado treinta exposiciones individuales en la República Dominicana y en el extranjero, y a la vez ha participado en exposiciones colectivas internacionales. Sus temas de los ingenios (carretas, bueyes y caseríos) permiten una visualidad contemplativa y poética de impresionante luminosidad del ambiente.

Prefiere el óleo sobre tela, usando espátula para lograr fuertes empastes. Su estilo es expresionista-abstracto.

Trabaja en un estilo más estructurado, ordenando en la tela símbolos reconocibles. Temas tratados: monumentos coloniales, (monumentos de Jerusalén), marinas, figuras, paisajes, flores, hojas de plátanos y gallos. Ha realizado treinta exposiciones individuales en la República Dominicana y en el extranjero, y a la vez ha participado en exposiciones colectivas internacionales. Sus temas de los ingenios (carretas, bueyes y caseríos) permiten una visualidad contemplativa y poética de impresionante luminosidad del ambiente.

Ramón Oviedo.

Nació en Barahona en 1927. Autodidacta. Estudió fotograbado y cartografía en Panamá. A su regreso trabajó dibujo publicitario para las más importantes agencias del país. Se inició en el mundo de la gráfica y emerge como pintor a principios de la década de 1960. En 1964 comenzó a exponer sus trabajos en muestras colectivas. En 1966 realizó su primera indivi¬dual. En 1965 fue miembro del Frente Cultural y en 1968 del grupo Proyecta. En 1972 participó en la Colectiva Nueva Imagen realizada en Santiago de los Caballeros.

Sus personajes dramáticos denunciaban la injusticia social y la realidad desgarrada de la época. Recibió numerosos premios en concursos y bienales nacionales. En 1974 obtuvo el primer Gran Premio de Honor en la Bienal Nacional. Durante la década de 1970 una de sus obras formó parte de la colección del Museo de Arte Contemporáneo de Washington. Realizó numerosas muestras individuales en el país y en el extranjero. En 1982 pintó un mural para la Organización de Estados Ameri¬canos (OEA) en Washington, Estados Unidos y en 1984 para el Banco Central de la República Dominicana, además de otros de menor formato para distintas instituciones.

En 1988 conmemoró sus 25 años de trayectoria artística con una muestra retrospectiva ce¬lebrada en la Galería de Arte Moderno, hoy Museo de Arte Moderno de Santo Domingo. En su obra aparece reflejado el drama existencial. En las décadas de 1980 y 1990 su obra retomó el geometrismo y los temas taínos que iniciara Paul Giudicelli en década de 1950. En 1998 expuso en la XX Bienal Internacional de Sao Paolo, Brasil, en 1999 en la Maisón de Amerique Latine de París Artspace/Virginia Miller Galleries de Miami, Florida, EE.UU., en 2000 en el festival de Cagnes Sur Mer, Francia. Pintó murales en el Museo de la OEA en Washington D. C., Estados Unidos; en la sede Central de la UNESCO, París, Francia; en el Banco Central y en el edificio del Congreso dominicano.

En 1997 fue nombrado por el Congreso Nacional Maestro Ilustre de la Pintura Dominicana. En ese mismo año el Gobierno Dominicano le otorgó la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella. En 2002 el Gobierno de Francia le concedió la condecoración como Chevalier de l’ordre des Arts et des Lettres (Caballero de la Orden de Artes y Letras). Destacados críticos de arte y pintores de carácter internacional elogiaron su pintura, entre ellos José Gómez Sicre, quien fuera Director del Museo de la OEA, en Washington, Estados Unidos; Manuel Álvarez Bravo, crítico de artes plásticas del periódico Nuevo Herald, en Miami, Estados Unidos y el pintor ecuatoriano Guayasamín. 

Yoryi Morel.

Nació en Santiago en 1906 y murió a la edad de 73 años en el 1979.  Desde temprana edad mostró sorprendentes condiciones como pintor. A la edad de 11 años habría comenzado a estudiar el arte de la pintura con el pintor santiaguero Juan Bautista Gómez, aunque se le reconoce como un autodidacta en este arte.

Realiza su primera exposición en el año 1932 en la ciudad de Santo Domingo, desde esa fecha Yoryi Morel es considerado un ícono del costumbrismo dominicano.
Haber nacido y crecido en Santiago, parece haber influido en el estilo y colorido de su pintura cuyos paisajes, de los campos de República Dominicana lo hicieron famoso. 

La técnica de este ilustre pintor es comparable a la de ciertos pintores impresionistas europeos, pero los temas son otros. Su influencia constumbrista sobre los pintores de la época tuvo una gran profundidad, la cual perdura hasta nuestros días.

En el 1936 Morel realizó su segunda muestra en el Ateneo Dominicano. Resultó ganador de la medalla de oro en la exposición internacional de San Francisco, California, en 1939; mientras que la “Sociedad Amantes de la Luz de Santiago” le otorgó la medalla al mérito en el año 1940.

Yoryi Morel participó en la Primera Bienal celebrada en el país en 1942. Sus obras han concurrido a exposiciones celebradas en importantes ciudades de América y de Europa. En 1952 Yoryi Morel obtuvo el Primer Premio de Pintura en la VI Bienal.

Es el artista dominicano que, en su tiempo, mejor plasma la luz y el paisaje en rítmicos y admirables colores, razón por la que ha sido el maestro por excelencia de varias generaciones de pintores. Sus pinturas y dibujos tienen el sello característico de un estilo pictórico con libertad y disciplina. También trató la figura humana: retratos, desnudos y otras composiciones, dentro de un amplio diseño y monumento de síntesis pictórica.

Los cuadros de Morel se distinguen por los abundantes caseríos y montañas envueltos por un aire claro y sutil. Lo panorámico en su paisaje se convierte en metáfora, debido a la infinidad de interpretaciones, por el enfoque plástico y el ambiente costumbrista en que los envolvió. El color en su pintura está relacionado a las emociones del artista, a su contorno y a su contacto con la naturaleza. Su visión de artista tiende en algunos cuadros a fortalecer los caracteres de la vida del hombre del campo.

Este afamado pintor dominicano te invita a seguir conociendo sobre sus obras las cuales han trascendido en el ámbito internacional.

Costumbres y personajes formaron parte de su temática. Yoryi Morel fue el fundador de la Escuela de Bellas Artes de su ciudad natal. Se dedicó por largos años a la labor pedagógica en Santiago y en Santo Domingo.

La obra pictórica de Morel, de quien celebramos cien años de nacimiento, se destaca por la nitidez y precisión de sus pinceladas, que atrapan al vuelo un instante de la realidad, inmortalizándolo en el paisaje del Cibao que aparece en sus lienzos impregnado de las luces y los colores propios del campo.

En cuanto a la escuela impresionista, Yoryi Morel trató los temas nacionales con rigurosas pinceladas, lo que le confiere un lugar de preferencia y lo hace acreedor del título de “Iniciador de la pintura dominicana”.

Son solo algunas biografías de Grandes Pintores Dominicanos de todos los tiempos, otros miles de artistas son parte de este mar de gente que representa lo mejor de lo nuestro.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.